sábado, 5 de septiembre de 2015

Jenna Jameson y su historia con el Judaismo.

 Esta historia fue publicada originalmente, el 11 de Julio de 2015. Originalmente fue titulado "Jenna Jameson, de actriz porno a 'rabina'" y aunque involucrar a la llamada "Reina del Porno". Su historia deberia de ir más allá, de una nota de faradunlar o como hago curioso. Es una historia muy inspiradora, una historia de como una mujer, posiblemente encontro no solo una religion, sino toda una comunidad, una familia, donde no la juzgue por lo que hizo y sobre todo y lo más importante, posiblemente encontro una religion que le mostro el camino para ser feliz. Aunque si bien conozco la historia de Jenna Jameson, y su carrera en el mundo porno, yo jamas he visto una pelicula de ella (¡aunque no lo crean!), una vez vi una biografia de ella, y su historia no es una bonita historia, y en esa biografia que fue transmito por el canal por cable E! Entertainment  y es bonito ver, que una persona que ha pasado por tanto. Sera feliz y haga encontrado su lugar en este mundo.
 
Nunca ante la 'jalá', el sabroso pan trenzado que preparan los judíos para Shabat, había tenido tanta fama. Es lo que pasa cuando sus manos creadoras pertenecen a la 'reina del porno'. También conocida como Jenna Jameson. A sus 41 años y, pese a estar varias temporadas fuera del Cine X, aún es una caliente referencia en Instagram. En esta ventana, la actriz norteamericana enseña curvas, chapurrea en hebreo y comparte su conversión al judaísmo.

"Para mí es una religión muy cálida y familiar que me da la sensación de estabilidad. He pasado cuatro o cinco años muy difíciles y gracias al judaísmo encontré mi camino. Siempre me gustó su lado espiritual", dice la rubia de Las Vegas antes de confesarse: "Nunca me gustaron los sentimientos de culpa que van con el catolicismo. Desde su visión, yo estoy destinada al infierno"

Ésta podría ser una de las razones de su abrazo al judaísmo. Como el hecho de que una de sus madres adoptivas durante ocho años era de esta religión. Pero parece que el motivo principal tiene nombre y apellido. Se trata de Lior Biton (41), el vecino israelí que se convirtió en el hombre con el sueña la mujer soñada por muchos y muchas. Nacido en Herzlia (norte de Tel Aviv) y afincado en Estados Unidos hace 20 años, este empresario de diamantes quizá imaginó estar algún día en la cama de Jameson pero no de forma permanente. Ni qué alimentos típicos judíos fueran compartidos en la Red por los seguidores de la estrella del porno.
En una entrevista conjunta al diario israelí Yediot Ajaronot, la actriz explica cómo se conocieron. "Éramos vecinos. Desde el patio de mi casa le solía ver observando el ordenador. Una amiga me dijo que era muy guapo y que fuera hablar con él. No lo hice y tras un tiempo sin verle, pregunté y me dijeron que había dejado el edificio", cuenta antes de coronar el relato con un final feliz: "Un día le vi en el ascensor. Le pregunté si se acordaba de mí. Le dije que le echaba de menos. Me dijo que él también. Así que quedamos esa semana para tomar algo en mi casa a las 19.30".

Faltó a su cita
Llegó la hora y el hombre de los diamantes no se presentó a la cita con la joya del porno. Dejó una nota en la puerta avisando que se retrasaría un par de horas. El israelí no quería saltarse su cita habitual con el yoga ni siquiera por la 'reina del porno'. Desde entonces, esta pareja de divorciados no se separa. Jameson (nombre artístico de Jenna Marie Massoli) recuerda una infancia marcada por la muerte de su madre cuando tenía dos años, su desarrollo corporal ("de repente me convertí en una mujer que hace girar cabezas a su paso. Empecé a sentirme cómoda con mis senos"), su estrictas madres adoptivas y una brutal violación a cargo de cuatro hombres "Se relacionó con mi profesión, pero si no hubiera pasado también hubiera sido actriz porno", opina
Biton le comentó que no creía que fuera conocida en Israel. La cara y cuerpo de más de un centenar de películas de sexo y ganadora de decenas de premios contestó que se equivocaba. Claro que se equivocaba. El israelí se queja ahora de que sus amigos le pidan una cita con algunas de las voluptuosas compañeras de profesión de Jameson. Tras vender su imperio pornográfico por 30 millones de dólares y retirarse en 2008, volvió a enseñarse y tocarse hace dos años en el formato de webcam. Es una asidua a las fiestas de Los Angeles y seguramente no será rabina, pero parece otra persona si seguimos sus comentarios en la Red. La mujer que vivía de enseñar sus atributos externos, busca ahora hacer las paces en su interior.

"¡Un gran fin de semana y Shabat para todos!" o "llegaré pronto a Israel", son algunos de sus mensajes escritos en hebreo en las redes sociales, donde también ejerce de embajadora de Israel. En un reciente texto apoyaba su "derecho a defenderse" acompañando un gráfico con los cinco ataques palestinos de los últimos 10 días. Biton niega que le haya pedido convertirse al judaísmo para casarse. "Lior no me pidió nada, fue una idea mía", aclara la actriz que desea visitar la familia de su novio en Israel. "Expliqué a mi madre quién es Jenna. Lo aceptó muy bien", señala el israelí, que reconoce haber visto alguna que otra película suya. Aunque no puede compararse a Esther -el nombre que adoptó la cabalista Madonna- en su casa no faltan símbolos judíos como la Menorá (candelabro).
Jameson se deshizo de parte de la silicona que había transformado sus pechos en marca mundial. Si antes era conocida por los jadeos entre sábanas, ahora podrá dedicarse al bíblico Cantar de los Cantares. La que fue bisexual practicante, consumidora de drogas duras y autora del 'best seller' 'Cómo hacer el amor como una estrella del porno' es hoy una madre judía que saca del horno el pan del Shabat. La 'jalá' de Jameson.

Articulo original acá Jenna Jameson, de actriz porno a 'rabina'
 Fotos tomado de la cuenta de Instagram de Jenna Jameson.

No hay comentarios: