sábado, 10 de agosto de 2013

Carta abierta a una Señora Vecina Mía III

¡Señora Vecina Mía! Tercera advertencia, usted se atrevió a enfrentar la irá de los dioses, ante de ayer, no se le ocurrió mejor idea que colocar ritmos tropicalmente desde las Ocho de las Mañanas hasta casi las Seis de la Tarde. ¡Ya basta! ¡Ya Basta! ¡Ya Basta! ¡Señora Vecina Mía, usted se atrevió hacer eso, pues enfrente las consecuencias!

¡Conoce los dioses de Metal y del buen Rock! Señora Vecina Mía, ¡Prepárese! ¡Señora Vecina Mía usted y su actitud, fue la gota que derramo el vaso! ¡Señora Vecina Mía! Entiendo que usted busque la pelea, para gritar y dársela de la más brava, toda una Doña Bárbara, pero con nosotros no funcionara, reviéntese, ponga su equipo de sonido a todo volumen, ponga esa música de despecho y corta venas, si que toda la parroquia sepa de su despecho y desamor, eso no me interesa, usted empezó una guerra que no va ganar, desato la irá de los dioses del buen rock, ahora se lo dijo de nuevo, ¡Usted empezó una guerra que no va ganar! ¡Señora Vecina Mía! ¡Ya lo sabe, no se queje después!    

No hay comentarios: