lunes, 10 de diciembre de 2012

Quiero un Hierro (26/01/2007)

Hay 6 millones de armas de fuego en Venezuela y sólo 1.5 millones están registrada por el Estado. No es invento, lo dijo el 17 de agosto de 2006 para el Diario El Universal el viceministro de Seguridad Jurídica del Ministerio del Interior y Justicia, Rafael Jiménez. Yo no tengo un arma y tampoco me muero por una, pero después de leer esto tenía que demostrar lo fácil que es calzarse para matar en este País.

Con razón estoy cansado de escuchar a mi hermano que a sus amigos les montaron un secuestro express. ¡ah! y ya entiendo porque los últimos atracos de los que he sido víctima algunos familiares no han sido con chuzo sino a punta de hierro. Si todo el extraordinario país anda armado y de paso de forma ilegal, puedo comprender esas y muchas cosas más. Entonces la cosa es así: la población tiene una circulación impresionante de revólveres calibre 9mm y 45mm y 38mm. Obviamente ilegales. Por eso hay tantas muertes cada fin de semana. Yo que pensaba que eran por atragantamiento con pepas de mamón o de mujeres que descubrieron que su pareja las engañaban con su mejor amiga o hermana. Lo segundo que leí sobre el tema es que se planea hacer una especie de censo que medirá la cantidad de personas que andan protegidas con armas de fuego y no con paralizers. Luego cuando confirmen que casi todo el mundo ha conseguido su pistola, bazuca o metralleta en el mercado negro- se dará un plazo para que esas personas registren su arma. Quién no lo haga, será un criminal. El pequeño problema se da cuando revisamos a quienes andan armados. Las probalidades de que muchos de los estén armados sean malandros o hombres con el pipi pequeño y creen que llenara esa carencia si tiene un arma de fuego 45mm y antisociales son elevadísimas. Ya veremos qué se hace en ese caso.
Después de todo este proceso, el Ministerio del Interior y Justicia piensa recompensar a la población que ayude al desarme de los ilegales. Estos premios serán presentados en forma de ayuda comunitaria y desarrollo urbanístico. Eso si ahí que ver si el ministerio lograr cumplir con la meta. También recibirán reconocimiento los policías que saquen armas de circulación y no se quede con ellas. Así será, de todas formas ya estamos en el salvaje oeste. Ahora veamos qué hacen las autoridades para controlar la adquisición legal de armas.

Quién se la Merece
Después de enterarme de la problemática, quise saber si para andar encañonado basta con tener los cobres. Suena feo, pero no hay frase bonita para quien tenga una pistola en el bolsillo. En plena armaría y con chequera en mano, hice el primer intento de hacer mi compra y allí me dijeron qué me hacía falta.


1. Consigue los Cobres
Lo primero que me preguntó el muchacho que me antedió, fue si tenía lo cobres. Que eso era lo más importante. Tener efectivo. Ni siquiera le paró a la cara de loco que tengo, en fin. Mi repuesta fue muy convincente: "sí". Así como si yo fuera todo un niño de la alta Sociedad.

2. Llena tus Datos
Luego de convencerlo de que tenía la plata, el muchacho sacó un sobre que debía ser llenado con mis datos. Cuando se me pidió mi número de porte de arma quedé mirando pa’ San Felipe. Obviamente no lo tenía ni sabia que existía. Entonces que me explicó que ahí en la tienda se me daría un profesor privado en Fuerte Mara que me dictaría un curso para aprender a disparar sin darme en el pie o en otras partes de mi anatomía.

3. Debes ser mayor de 21 años
Después de toda la charla, el profesor encargado de eliminar mi nube mental me preguntó qué edad tenía. Debía ser mayor de 21 para poder comprar una pistola. Qué raro. El carajito que robó a mi hermano tenía como 14, pero era un criminal. Entiendo muy bien que alguien de 20 es muchííísimo menos peligros que alguien de 21, sobre todo si comprar el arma en una tienda o de la mano de un algún antisocial que vive de la ventas de armas ilegales.

4. Haz tu Curso
Allí en Fuerte Mara, conseguiría a un señor que me daría el entrenamiento necesario para andar por la vida con permiso para quitarle la vida alguien o de quien me cayera mal , Me imagino que el tipo se dará cuenta de si soy apto o no, si soy un antisocial o no, pero buena al final tengo el dinero. Ya con las clases pasadas y disparando sin volar para atrás, sólo me faltaría una cosa que hacer.

5. Ármate
Ve a tu armería o a un distribuido ilegal de tu confianza, llena los datos de solicitud de arma y anda con los cobres en mano a pedir la que más te guste. Qué importa si no sabes la diferencia que una 38mm y de un revólver con un cañón de veintipico de centímetros y de mira láser matan igualito.

Advertencia: Si quieres un arma vete de safari a África, porque aquí no nos hace falta otro balandro ya nos basta y nos sobra con lo que ya tenemos. radiochaos, y sobre todo yo, piensa que las personas que compran un arma sólo para sentirse más seguro o sentirse mas machos están mal. Primero, el país es inseguro tengas arma o no. Además, mientras más personas porten armas, se hace más difícil controlar la violencia y a la final vamos al terminar matándonos uno a otros.

Aclaratoria
El articulo anterior como este son originales de Semanario Urbe El articulo pasado pertenece a Urbe 498 y el articulo fue escritor por Lisandro Melean (Planes Vacacionales y Campamentos lugar inocente o lugar para laperdicion) y este Quiero Un Hierro de Urbe 502 fue escrito por Gerard Cortez. se sobre los derechos de autor pero esta en una forma de homenaje a quienes me inspirador a decir las cosas como las pienso y ahora esta en forma de este Blog Radiochaos, si los columnitas que escribieron esto artículos (Lisandro/Gerard) o los editores de Semanario Urbe siente que lo eh perjudicado de alguna manera o simplemente quiere que retire el materia por favor escríbame al macanenr@yahoo.es. Esto lo hago sin fines de lucros tan solo quiero difundir aun mas el primer semanario altenativo gracias.

No hay comentarios: